Salir de la zona de confort: Prepararte.

Como anticipaba en el post anterior, salir de la zona de confort tiene momentos realmente horribles. Momentos que te hacen cuestionarte si tomaste la mejor decisión, momentos de dudar mucho si subir a ese avión o incluso una vez en destino buscar billetes para volverte y hacer como si esto no hubiera pasado nunca. Momentos de duda, sensación de fracaso, agotamiento, frustración. 

Sí, todas tenemos momentos así en nuestra vida cotidiana; ya sea dentro o fuera de la zona de confort, pero recordemos que en la zona de confort todo es más intenso y las experiencias negativas son más dolorosas por la intensidad de la situación. No pretendo desanimaros, sólo contar la realidad (de mis experiencias).

Si estás pensando en irte, hazlo. De verdad hazlo. Pero ten claro que tu aventura incluirá muchísimos altibajos, ¡y es que la vida no es lineal! Y menos mal. 

Para ello, para gestionar mejor esos momentos más bajos mi consejo es que te prepares un kit de auxilio emocional. (Y aunque no te vayas a ninguna parte, también prepárate un kit que es importante para todo el mundo)

volver a la rutina y no morir en el intento 👩🏽‍💻🤓

Hace unos días volví a casa de estar en el camping y fue entrar a twitter y encontrarme que el hastag #VueltaAlCole era TT. Y me agobié. ¿Quién me ha robado el mes de agosto? Pensé. Qué rápido pasa el tiempo cuando lo disfrutamos y qué shock tener que volver a la rutina... ¿verdad?

Septiembre asoma, 
¡y viene con las pilas cargadas! 

No tengo la fórmula mágica para que volver a la rutina sea una experiencia maravillosa, porque no lo es; pero quizás podamos anticiparnos al estrés y el agobio que esto nos puede provocar para evitar que nos afecte en demasía. Anticiparse y estar preparadas previene muchos malestares y dolores de cabeza. 

el amor; o es de verdad o no es amor

a mí también me vendieron la idea de que el amor de verdad es el que dura.
durante años me aferré a la bella, romántica, tóxica idea de que "antes las cosas se arreglaban, no se tiraban a la primera que no funcionaban". dando a entender que había que luchar por la pareja, por hacerla revivir, por hacerle permanecer, por seguir juntos a pesar de los pesares. me aferré a esa idea por instinto de supervivencia, por hacer más llevadera mi situación, por buscar justificación; porque se me hacía más fácil pensar que era yo la loca a pensar que estaba siendo maltratada.



métodos de organización

"¿y cómo te organizas?" "¿cómo llegas a todo?" 
"necesito que los días tengan 30 horas" "o sacrifico mis horas de sueño o mi vida social" 

¿Te sientes identificada en alguna de estas frases? 
Tanto si te las han dicho como si las has dicho... Son un fiel reflejo de nuestro modo de vida ajetreado, frenético, competidor, avaricioso... El cual a veces nos resta horas de sueño y energía, mucha muchísima energía. 

Por si te lo estás preguntando... No, no tengo la clave mágica ni un giratiempo para llegar a todo. Vengo aquí a escribir sobre lo que yo he aprendido de cómo organizarme -sobre todo en tema estudios- para ser más productiva y mantenerme con energía para realizar otras actividades. 
Design: Serein Atelier