EMPEZAR UNA NUEVA VIDA DESDE CERO



Esta entrada quizás hubiese tenido más sentido el 1 de enero. Año nuevo, vida nueva y esas movidas. Pero… ¿por qué no ahora en febrero? ¿Acaso no sigue siendo un nuevo año? Que las normas están para romperlas, las costumbres para cambiarlas y que mejor tarde que nunca. Aunque febrero, tarde no es.

A mí enero y las nuevas energías del año me ayudan a identificar mejor qué quiero conseguir, qué quiero cambiar y qué quiero hacer con mi vida. Es febrero aún y nos queda mucho por hacer, por crear, por vivir y compartir. ¡Que no decaiga el ánimo y aprovechemos la energía del nuevo año y este nuevo mes para por fin cambiar aquello que nos nos gusta y convertirnos de una vez por todas en dueñas de nuestras vidas! ¿Te apuntas?





El mayor error que solemos cometer cuando queremos hacer cambios en nuestra vida es no analizar nuestra situación actual. Tenemos tantas ganas de cambiar, de empezar a ir al gimnasio, de empezar a madrugar, de empezar a meditar, de empezar a tocar el piano… Que hacemos una lista de objetivos y los empezamos sin más… y normalmente fallamos. Al principio, con la ilusión y las ganas vamos haciendo; pero llega un momento en el que abandonamos. ¿O soy la única a la que le pasa esto?

Por eso, el primer paso antes de pasar a la acción es coger papel y boli para analizar cómo estamos. Esto supone tiempo, así que tómalo con calma pero con ganas. Quizás descubras cosas de ti que no sabías que existían, y aunque a priori algunas puedan parecerte malas… agradece tenerlas y darte cuenta de que las tienes. Y sobre todo, fortalece las capacidades que encuentres de ti. ¿Empezamos?

¿DÓNDE ESTOY?

Para lograr los mejores resultados, debemos saber desde dónde partimos. Analizar nuestra situación en detalle para saber qué piedras y puentes nos encontraremos en el camino. Esto nos ayudará a saber porqué hasta ahora no lo habíamos conseguido, lograremos algo de calma y perdón con nosotras mismas y nos dará fuerzas para conseguirlo esta vez.

Tómate un tiempo para clarificar este punto. Papel, bolígrafo y tiempo es lo que necesitas para este paso. ¿Vamos a por ello? Estas preguntas son una guía, puedes añadir más, puedes no contestar todas… Pero procura que sean preguntas que te ayuden a definir cómo está tu vida en estos momentos, preguntas que te ayuden a saber con qué sí quieres quedarte y con qué no, y cuáles son tus fortalezas y tus debilidades.

¿Cómo me siento con mi vida actual?
¿Qué cosas me hacen bien de mi vida actual?
¿Qué cosas no me hacen bien de mi vida actual?
¿Qué cosas quiero mantener en mi vida?
¿Qué cosas no quiero mantener en mi vida?
¿De qué cosas soy capaz?
¿Qué cosas me cuestan más?


¿A DÓNDE VOY?

En este paso, vamos a definir a dónde queremos ir.
El análisis del primer paso nos va a ayudar a saber con más detalle qué no queremos en nuestra vida, qué es lo que sí queremos y cómo queremos cambiar aquello que no nos gusta tanto.
Una vez tenemos las respuestas, tenemos que leerlas con atención y quedarnos con las respuestas que serán de utilidad para trazar el camino a seguir hacia nuestro objetivo final y definirlo.

Y con todo esto...
¿Qué podemos conseguir?
¿Qué queremos conseguir? 
¿Cuál es nuestro objetivo final real?


¿CÓMO VOY A LLEGAR A ESE LUGAR?

Este paso consiste en crear, definir y detallar nuestro plan de acción. Será como un mapa, el camino que vamos a seguir para llegar al lugar que queremos, teniendo en cuenta las dificultades y facilidades que nos encontraremos en el camino. El plan de acción nos servirá como guía para llegar al lugar deseado, nos permitirá crear nuestro propio camino, nos ayudará a anticiparnos a las piedras que nos encontraremos en el camino, nos facilitará encontrar y crear los puentes del camino y sobre todo nos ayudará a llegar a nuestro objetivo.


                                                     

¿Te quedas a descubrir cómo conseguir todos los cambios que te propongas?
¡Déjame acompañarte en este camino de autoconocimiento, autodescubrimiento y crecimiento personal!



4 comentarios :

  1. ¡Me ha encantado el post! Da igual si es en enero, febrero o junio cuando te planteas estás clsas, lo importante es plantearselas.
    Yo suelo hacerlo a finales de diciembre y así decido los retos y metas del nuevo año ☺️
    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Siii, a mí me gusta hacerlo 'fuera de época', a mí es enero la que me da la energía para motivarme y hacer planes. Mientras funcione, da igual cuándo empezar... ¡mientras se empiece!
    Gracias por pasarte por aquí bonita 💛

    ResponderEliminar
  3. Fíjate qué básico es lo de tener en cuenta la situación actual antes de proponernos metas y lo fácil que lo obviamos...Yo nunca me había planteado que ese podía ser uno de los motivos (el principal, incluso) de fracasar y abandonar. Por eso, ahora veo que las preguntas que planteas del ¿Dónde estoy? son fundamentales y debería coger papel y lápiz y responderlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá te animes a hacerlo! La diferencia es brutal. Y sí, quizás lo obviemos porque es muy básico... y por ello no le damos la importancia que merece.

      Un besote!

      Eliminar

Design: Serein Atelier