Hablemos de... depresión

Quiero, necesito y siento la responsabilidad de hablar de esto; compartir mi visión y vivencia. Somos muchos quienes la sufrimos, pero está tan invisibilizada y estigmatizada que quiero aprovechar esta herramienta social para intentar explicar y aclarar qué es y cómo se sienta la depresión en primera persona.

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando nos dicen depresión es tristeza, ¿verdad? Es cierto que la depresión se caracteriza por la tristeza; pero no es una tristeza que hemos sentido todas en algún momento de nuestra vida... No. Es una tristeza profunda e inmensa, que pesa y no se va. Una tristeza que va acompañada de muchos otros sentimientos, inseguridades, pensamientos y acciones. Es una enfermedad mental que ni se elige ni se controla, pero se puede vencer.

Dejemos claro que: sentir tristeza no es tener depresión,  y que las personas con depresión no estamos 24 horas tristes y llorando. Quitaos, por favor, esa imagen irreal y tóxica de la enfermedad.



Como he dicho, es una enfermedad y como enfermedad que es preguntar a alguien '¿y por qué tienes depresión?' es tan absurdo y maleducado como preguntar '¿por qué tienes cáncer?'. Las enfermedades no se eligen, llegan. Sí, hay factores de riesgo para todas las enfermedades... pero no haber evitado absolutamente todos esos factores no nos hace culpables de padecer esa enfermedad.


La depresión es una lucha constante, contra una misma. Es estar continuamente entre la espada y la pared. Gritar sin que se te oiga, gritar sin que te hagan caso. Querer salir de ti misma, porque a quien más odias por encima de todas las cosas eres tú. Y te pegas, y te arañas, y te intentas matar porque te da igual todo, te das igual tú.

La depresión es perderse y no tener ningún camino por el que caminar. 


No es sólo estar triste, es ver todo tu alrededor nublado, oscuro y frío. 

Imaginaos por un momento que estáis solas, semi desnudas y cansadísimas. ¿Tenéis la imagen? Bien. Ahora visualizaos así en el bosque, en pleno invierno. No ves nada, pero sientes mucho. Sientes que puede aparecer un animal o un «algo» a dolerte; no sabes de qué manera, pero sabes que si algo o alguien aparece en la oscura soledad de esa fría noche no va a ser para nada bueno. Recuerda que el bosque es muy, muy, muuuuuy grande y que por mucho que corras e intentes escapar sigues estando en él, incluso con la sensación de estar adentrándote más y más en ese bosque sombrío, desconocido y frío.

¿Imaginas vivir así constantemente? ¿Sería horrible verdad?
Ahora imagina que el bosque eres tú misma.

Eso es la depresión. 
Convertirte en tu peor enemiga; y la única salida es reconciliarte, perdonarte y ser tu mejor amiga.


3 comentarios :

  1. Hola

    He leído esto en clase y no he podido comentar porque estaba desde el móvil. Ahora, en casa, lo he vuelto a leer y no puedo decirte más que gracias. Gracias por describir tan bien cómo es esta enfermedad. Gracias por decirles a los que te leen que no es "estar triste" que hay mucho más que eso. Y no todo se arreglar con un simple "pero tienes muchas cosas buenas en tu vida".

    Yo creo que esta enfermedad te hace encerrarte en tu mundo. Pensar en que no hay salida en ese bosque. Estás tan centrada en escuchar cómo tu mente te destruye que no ves todo lo demás, está nublado...

    En serio, me quedo sin palabras que decir.

    Un abrazo y gracias de nuevo.
    Lidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lidia! Gracias a ti por seguir aquí un día más, por tus palabras y por el cariño que desprende tu comentario. <3

      Sí, tenemos muchas cosas buenas en la vida... pero eso no quita que también suframos y podamos tener depresión. Hay que diferenciar, hay que clarificar... porque ese es el único camino que nos permitirá sanar!

      Te mando un abrazo fortísimo y muchísima energía positiva!!!!

      Eliminar
  2. éste post me parece muy valiente! abrazo gigante!

    ResponderEliminar

Design: Serein Atelier