el amor; o es de verdad o no es amor

a mí también me vendieron la idea de que el amor de verdad es el que dura.
durante años me aferré a la bella, romántica, tóxica idea de que "antes las cosas se arreglaban, no se tiraban a la primera que no funcionaban". dando a entender que había que luchar por la pareja, por hacerla revivir, por hacerle permanecer, por seguir juntos a pesar de los pesares. me aferré a esa idea por instinto de supervivencia, por hacer más llevadera mi situación, por buscar justificación; porque se me hacía más fácil pensar que era yo la loca a pensar que estaba siendo maltratada.

💪🏽💜

métodos de organización

"¿y cómo te organizas?" "¿cómo llegas a todo?" 
"necesito que los días tengan 30 horas" "o sacrifico mis horas de sueño o mi vida social" 

¿Te sientes identificada en alguna de estas frases? 
Tanto si te las han dicho como si las has dicho... Son un fiel reflejo de nuestro modo de vida ajetreado, frenético, competidor, avaricioso... El cual a veces nos resta horas de sueño y energía, mucha muchísima energía. 

Por si te lo estás preguntando... No, no tengo la clave mágica ni un giratiempo para llegar a todo. Vengo aquí a escribir sobre lo que yo he aprendido de cómo organizarme -sobre todo en tema estudios- para ser más productiva y mantenerme con energía para realizar otras actividades. 

¿qué es la meditación?


Mencionas la meditación y automáticamente la gente visualiza a una persona sentada en posición de loto, con los ojos cerrados, las manos en las rodillas probablemente con el mudra de la energía o el de la armonía, diciendo ommmm y supones que está en paz, con la mente en blanco, como una buena yogui. 


Y tú, en tu intento de salir de este barullo social en el que vivimos... le imitas. Intentas sentarte así pero no te sale, las manos no sabes muy bien dónde apoyarlas; ¿puedo usar un cojín? no, eso no es profesional... Te mueves para intentar sentirte cómoda en esa postura, sin mucho éxito. ¿Hay que decir 'omm' en alto? y lo dices, quizás demasiado alto, quizás demasiado bajo... te callas; bah, no lo consigo. No paras de pensar en que no lo estás consiguiendo y entras en un bucle imparable. Joder, no puedo. Tengo un montón de cosas que hacer y yo aquí perdiendo el tiempo. Ommmmm. Ommmm. OMMMMM. Vaya timada. Esto no funciona.

¿Os sentís identificadas con esto?

cómo crear nuevos hábitos

Seguro que no soy la única que ha buscado en más de una ocasión "cómo crear nuevos hábitos buenos y no morir en el intento", "cómo adquirir un nuevo hábito y no abandonar", "crear hábitos sanos rápidamente", etc. etc. etc. ¿verdad? Pues hoy voy a escribir sobre cómo vencer a la pereza a la hora de crear esos nuevos hábitos sanos y no perder la motivación en el proceso.


Como siempre me repite mi Aita en sus maravillosas lecciones de vida: "somos animales de costumbres". ¿Cuántas cosas hacemos al día en modo automático? Si nos pusiéramos a pensar en ello, la lista sería interminable. Pero... ¿cuántos de esos hábitos queremos seguir teniendo? ¿cuántos de esos hábitos queremos sustituir por unos nuevos? Muy probablemente muchas escribiremos en esa nueva lista "comer bien, "hacer ejercicio", "madrugar"... y sí, son los típicos propósitos de año nuevo pero podemos hacerlo también en mayo, o en julio (o en cualquier mes del año) y así empezar con la primera y básica regla para adquirir nuevos hábitos:

¿Tengo que ir a terapia?

Ninguna dudamos que tenemos que ir a un especialista si nos rompemos una pierna, llevamos días con fiebre muy alta o nos salen bultos raros, ¿verdad? Sin embargo, no pasa lo mismo cuando de nuestra parte emocional se trata... y es ahí donde surgen las dudas: ¿Debería ir a terapia? ¿Y qué le cuento? ¿Lo tengo que contar todo o puedo ocultar información? ¿Cuánto cuesta? ¿Cada cuánto ir? ¿Hasta cuándo? ¿A dónde? ¿Y si sólo es "una mala racha"? 
 

No sé si es por miedo o por falta de información, pero éstas preguntas son tan comunes que asustan. Así que vengo a romper una lanza a favor de la psicoterapia. 
 
  


 
 

Hablemos de... depresión

Quiero, necesito y siento la responsabilidad de hablar de esto; compartir mi visión y vivencia. Somos muchos quienes la sufrimos, pero está tan invisibilizada y estigmatizada que quiero aprovechar esta herramienta social para intentar explicar y aclarar qué es y cómo se sienta la depresión en primera persona.

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando nos dicen depresión es tristeza, ¿verdad? Es cierto que la depresión se caracteriza por la tristeza; pero no es una tristeza que hemos sentido todas en algún momento de nuestra vida... No. Es una tristeza profunda e inmensa, que pesa y no se va. Una tristeza que va acompañada de muchos otros sentimientos, inseguridades, pensamientos y acciones. Es una enfermedad mental que ni se elige ni se controla, pero se puede vencer.

Dejemos claro que: sentir tristeza no es tener depresión,  y que las personas con depresión no estamos 24 horas tristes y llorando. Quitaos, por favor, esa imagen irreal y tóxica de la enfermedad.

CAPAZ desde 1992


Hace un año volví de estar tres meses como cooperante en Cutervo, Perú.

Si tuviera que describir esta experiencia en una palabra, sin duda sería rompedora. 
En todos los aspectos. 
Allí conocí una nueva forma de vida, una gastronomía diferente, un ocio diferente, una cultura diferente llena de valores diferentes; igualmente valiosos. Compartí tres meses con personas que habían sido educadas en valores, creencias y realidades diferentes a las mías, y esto me enseñó muchísimo. Esta experiencia fue realmente reveladora y humana, sobre todo humana.

Cuando volví me di de bruces con una realidad que no me gustó absolutamente nada. Una realidad en la que había nacido, crecido y vivido; miraba la sociedad a la que pertenecía... a la que había pertenecido hasta entonces de la cual ya no me sentía parte. ¿Por qué no me di cuenta de todo esto antes? 

Design: Serein Atelier